Irán comenzó con las ejecuciones por las protestas antigubernamentales

Mohsen Shekari admitió que golpeó a un guardia de seguridad con un cuchillo y bloqueó una carretera pero grupos de derecho afirman que fue torturado y obligado a confesar.

Irán ahorcó este jueves a un hombre condenado por herir a un guardia de seguridad con un cuchillo y bloquear una calle en Teherán, informó la agencia de noticias semioficial Tasnim, la primera ejecución de este tipo tras los recientes disturbios antigubernamentales.

Las protestas en el orden nacional que estallaron después de la muerte de la iraní kurda de 22 años Mahsa Amini el 16 de septiembre representan uno de los mayores desafíos para la República Islámica desde su establecimiento en 1979.

Las autoridades reprimieron las protestas y el lunes, la Guardia Revolucionaria alentó al poder judicial a emitir sentencias rápidas y decisivas contra los acusados ​​de “crímenes contra la seguridad de la nación y el islam”.

La agencia de noticias Tasnim nombró al hombre ejecutado como Mohsen Shekari, pero no ofreció más detalles.

Medios estatales publicaron un video de lo que dijo fue la confesión de Shekari donde aparece con un hematoma en la mejilla derecha. Admitió haber golpeado a un miembro de la milicia Basij con un cuchillo y haber bloqueado una carretera con su motocicleta junto a uno de sus amigos.

Los grupos de derechos denunciaron que Shekari fue torturado y obligado a confesar su crimen.

Amnistía Internacional difundió que las autoridades iraníes buscan la pena de muerte para al menos 21 personas en lo que llama “juicios falsos diseñados para intimidar a quienes participan en el levantamiento popular que ha sacudido a Irán”.

Ver   Ganó Lula y es el Presidente electo de Brasil

“Las autoridades iraníes deben anular de inmediato todas las sentencias de muerte, abstenerse de buscar la imposición de la pena de muerte y retirar todos los cargos contra los arrestados en relación con su participación pacífica en las protestas”, expresó esa asociación en un comunicado.

Los gobiernos occidentales también expresaron su consternación por el elevado número de ejecuciones en Irán, que culpó Irán de los disturbios a sus enemigos extranjeros, incluido Estados Unidos.

El portavoz judicial Masoud Setayeshi había informado que cinco personas acusadas del asesinato de un miembro de la milicia Basij, Rouhollah Ajamian, habían sido sentenciadas a muerte en un veredicto que pueden apelar.

La agencia de noticias semioficial de Irán, ISNA, informó este jueves que cinco presuntos miembros del grupo militante Estado Islámico fueron acusados ​​de “guerra contra Dios” por su papel en la masacre de peregrinos chiítas en octubre, un crimen que se castiga con la muerte..

Incluso antes de los recientes disturbios, las ejecuciones habían aumentado en Irán. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Volker Turk, dijo que el número de este año superó los 400 en septiembre por primera vez en cinco años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibir noificaciones OK No Gracias